Yoga niñ@s

 

 

Cuando hacen yoga, los niños adquieren conciencia de su propio cuerpo, aprenden a reconocer cada una de sus partes y a adoptar buenas posturas para evitar futuros problemas, por ejemplo, de espalda. Además, fortalecen los músculos y adquieren flexibilidad.

 

A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente y calmarse. El yoga les ayuda a concentrarse mejor, estimula la creatividad y elimina el estrés y los complejos. Además, en el yoga para niños se fomenta el compañerismo y la amistad, ya que muchas veces se trabaja por parejas o en grupos. El respeto hacia el medio ambiente, la paz, o el amor son temas que juegan un papel importante en cada una de las sesiones.

 

Los niños pueden empezar a practicar yoga a partir de los 4 años.los grupos son formados grupos en función de las edades para adaptarse a las necesidades de cada etapa. “No es lo mismo trabajar con niños de 4 años, donde sobre todo estimulamos los sentidos y el movimiento, que un niños de 8 o 12 años, edad en la que ya empiezan a desarrollar sus habilidades: están en pleno crecimiento y conocimiento, razonamiento, responden a las correcciones, se pueden trabajar muchas visualizaciones…

 

Si practicas yoga, tal vez te resulte difícil imaginar cómo puede ser una clase para niñ@s. “Una clase de yoga para niñ@s no tiene nada que ver con una sesión de adultos” “Consiste sobre todo en jugar a través del yoga y que los niños se lo pasen muy bien, que disfruten, que sean ellos mismos, que sean libres y felices”. A través de canciones, cuentos, bailes, dibujos y otros recursos con los cuales se integran las posturas o asanas, las técnicas de relajación, los mandalas…  incluso introducción a la meditación, un ejercicio con múltiples beneficios

     “Si le enseñáramos meditación a cada niño de ocho años,             eliminaríamos la violencia en solo una generación”

 - DALAI LAMA -

 

 

 

Síguenos en Instagram y Facebook

  • Instagram